En el  taller de manualidades se pretende desarrollar y perfeccionar las capacidades manipulativas y psicomotoras de la persona, estimulando para ello su creatividad al igual que su imaginación para potenciar la autoexpresión.

Se trata de crear un espacio lúdico y de ocio en dónde se favorezca un ambiente ameno y cercano a sus intereses, desarrollando su autoestima y fomentando la expresión personal, la organización de ideas y la secuenciación de la tarea. Así como, promoviendo la comunicación con el resto de los miembros del grupo.

Objetivos del taller:

  • Fomentar la coordinación óculo-manual.
  • Facilitar la manipulación (pinza, agarre y prensión).
  • Promover la precisión manipulativa.
  • Potenciar la fuerza y tono muscular de los miembros superior.
  • Fomentar la discriminación táctil.
  • Promover el ocio y tiempo libre.
  • Promocionar la participación social.
  • Favorecer el desarrollo de habilidades sociales, emocionales y de comunicación.
  • Facilitar el desempeño de las actividades de la vida diaria básicas e instrumentales.
  • Transferir el desempeño de la actividad a su entorno real.

Entre las tareas del taller podemos destacar la creación de carteras y estuches, montaje de bisutería, confección de diferentes tipos de nudos con cabo; y la elaboración de libretas y carpetas, adornos navideños, elementos decorativos, llaveros, saquitos olorosos para el armario, jabones, velas, capazos, cuadros personalizados, chapas, cajas de cartón o muñecas de trapo.

El taller de actividades manuales contribuye a trabajar la habilidad y la precisión utilizando sus manos, así como incide directamente en el fomento de la creatividad, desarrollando agilidad mental, y favoreciendo sus rutinas diarias. Pero, además de los claros beneficios físicos y funcionales, las actividades manipulativas y asociativas del taller estimulan la cognición.

LLÁMANOS